Hace poco más de diez años, el Guillem, se me cruza en la esquina de enfrente del Casal y me aborda pidiéndome si quería formar parte...